Comparte

Dijo recientemente el escritor Manuel Vicente en el programa “El ojo crítico” (RNE) que “la simplicidad de las palabras es una conquista

Es cierto que, en ocasiones, en el discurso de nuestra unidad o programación abusamos de recursos y términos para explicar de forma compleja conceptos que deben llegar al tribunal por el camino más sencillo.

La exposición requiere de la inmediatez de un – entiéndase la comparación – casting. Debemos recurrir a los términos más sencillos para la exposición de conceptos complejos que sean capaces de entrar en la “capa” del tribunal de un modo claro y conciso.

Un error que comentemos, en un inicio, los opositores es querer decir mucho y hasta re explicarnos para aclarar un concepto que debería haber quedado listo en el primer intento. Esto haría que el silencio tuviese un poco más de protagonismo en las exposiciones. Un silencio entendido como pausa, con un ritmo más lógico y digerible.

Este es uno de los muchos ejes sobre los que giran nuestras correcciones en Opox de las exposiciones orales. Porque sabemos que es un camino que se recorre desde el error y la práctica.

Nos ponemos a ello…